Guarany: Padre de los Cantores | Música

Guarany: Padre de los Cantores

Horacio Guarany-LucheSergio Galleguillo, artista riojano, tiene el incesante movimiento veraniego de los festivales folclóricos por todo el país. En su perfil social, brindó un breve homenaje a Horacio Guarany, quien falleció el viernes 13 de enero a la edad de 91 años, con una carrera prolífica como artista de la cultura argentina.

Guarany, hacía vibrar las tablas de donde fuera que estuviere, su sentido de lo popular calaba hondo por sus canciones de amor hacia una mujer, una madre, el pueblo, el país, la patria, un recuerdo... Horacio, tal su nombre artístico, ayudó a subir las escalinatas de escena, a varios jóvenes talentos actuales. Por ello, nunca mejor dicho: "Padre de los Cantores"

Por su parte, su colega y voz de la chaya riojana, Galleguillo, públicamente expresó: "Penetro mis hombros con un abrazo, bruscamente se alejo un paso...casi gritando sentenció..sabes por que te quiero tanto?...porque sos como yo, petizo, pintudo, popular y además riojano.
Guarany escuchaba tras bambalinas chayas y zambas, por el rabillo de una vidala aplaudía y disfrutaba.
Nos cruzamos en festivales y llamadas espontáneas.
-Che cuñado mándame aceite de oliva y una hermana-.
Jugamos con la risa y las palabras, de él recuerdo sus amor a las madres, sus anécdota del mujeraje, y su pasional dedicación a los amigos.
No te digo adiós padre de los cantores, sólo agradezco tu afecto , tu amistad de distancias, tu humor y el vino compartido.
Pido prestada una zamba para nombrarte esta noche y siempre, en agradecimiento a la ternura de tus gestos y el compromiso incondicional a tu pueblo"

Si se calla el cantor...

Eraclio Catalín Rodríguez, tal su verdadero nombre, nació el 15 de mayo de 1925 en la localidad santafesina de Las Garzas. Fue además de cantor, compositor, actor; hizo su aparición ante la pantalla grande en 1972 como un protagonista del excelso grupo artístico que rescató al al foclore de sus momentos más inciertos, a través del documental Argentinísima; proyecto de Fernando Ayala y Enrique Olivera. Grabó en la oportunidad con un gran equipo, compuesto por Atahualpa Yupanqui, Ariel Ramírez, Ramona Galarza, Jovita Díaz, Jorge Cafrune, Mercedes Sosa y Los Chalchaleros.
Le seguiría a esta puesta en escena, la película basada en su canción reivindicatoria de los obreros y sus padecimientos, económicos, políticos y sociales: "Si se calla el cantor", sería el manifiesto que ubicará al compromiso popular de los artistas que se hacen eco de esos dolores que el poder les infrigen. En 1973, Guarany, demostraba que la música no sólo era entretenimiento y que por su lugar en los afectos populares, le correspondía al folclore la denuncia ante la opresión, la marginalidad y la injusticia. Esta postura le valió ser perseguido por la Triple A, víctima de un atentado en su casa de Buenos Aires, donde hicieron estallar una bomba y un artista prohibido de difusión por la dictadura que se instaló en el país en 1976 hasta 1982; con ello llegó el exilio, al que puso fin con su retorno a la Argentina en 1978; estando aún censurado para actuar y/o difundir sus temas.
Pasaron 40 años hasta que Eraclio Catalín Rodríguez Cereijo, en el 2012, personifció a Don Chusco en "El grito en la sangre", una película basada en su novela "Sapucay", dirigido por Fernando Musa y co escrito por el propio Guarany, quien plasmó la historia de un pueblo del interior en la década de los 50's, sitio que sostenía la venganza de un hijo por la muerte a traición de su padre. Este cometido, le valdría el descanso eterno al alma progenitora.

Canciones prohibidas, relatos reales

La guerrillera – Horacio Guarany: El nombre ya lo dice todo. Para el Gobierno de facto era imposible que esta canción circulara por los medios de comunicación. El folclorista siempre fue un férreo defensor de los derechos humanos y la dictadura militar prendió varios de sus discos editados. En 1979 le pusieron una bomba en su casa en Buenos Aires y desde ese hecho hasta el fin del gobierno solo brindó espectáculos en el interior del país.
Sangre de Minero: "Sangre de minero, semilla de guerrillero". Comienza la primera estrofa de este canto que narra la dura vida en el socavón, para extraer minerales que harán ricas a las corporaciones extranjeras, mientras la desazón y la pobreza, devoran al obrero.
"Estamos prisioneros" : Estamos prisioneros carcelero, estamos prisioneros carcelero, yo de estos torpes barrotes tuve miedo
yo de estos torpes barrotes tuve miedo" comienza este lamento sobre la privación de la libertad por causas políticas, siempre el yugo que afecta al trabajador.
La censura de las canciones por parte del Comfer (organismo creado por el gobierno de Videla por Ley 22.285) respondía a distintos criterios y argumentos. Podemos encontrar canciones censuradas bajo presumibles "motivaciones políticas", como "La Guerrillera" (Guarany), "Chamarrita del milico" (Zitarrosa), "Hasta la victoria" (Sampayo) o "La historia esta" (Gieco).

Guarany, comenzó su largo y fructífero recorrido en el arte argentino en 1957, editó 57 discos solistas, en el sitio de la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música, se publicó lo siguiente: "Porque la voz de don Horacio Guarany se va a seguir oyendo desde cada lugar donde haya música, desde cada festival de la canción, donde haya una guitarra o alguien que cante. Esa voz fuerte, penetrante, machaza, agresiva, prepotente, pero a la vez cálida, esperanzada y llena de amor. Eso, como intérprete. Como autor y compositor fue -es- grande, muy grande. La música de Horacio y sus letras –sacadas de la vida real o de su imaginación- pintaron paisajes, lugares, situaciones, amores. El año pasado en Sadaic, su casa, se presentó un libro sobre su vida, y allí estuvieron sus amigos y colegas, los compositores y autores que bien pueden evaluar lo importante de su bagaje de poemas y canciones y su emotiva vena creadora. No vamos a hacer una cronología de su vida o su trayectoria artística, otros se ocuparán de eso. Nosotros sentiremos su ausencia y seguiremos admirando su obra. Ingresó a SADAIC el 6 de febrero de 1950 y su primera obra registrada fue "En un camino cualquiera". Registró en total 308 obras, pero sabemos que muchas más quedaron en algún cuaderno, un cajón o la servilleta de algún bar.
Horacio, tu presencia y tu obra se van a recordar siempre, y siempre tus colegas y amigos te vamos a extrañar"

Escribir un comentario

No se publicarán más comentarios con nombres anónimos o de fantasía subidos con emails de dudosa existencia.
Comentarios contengan imputaciones de delitos a terceros que no hayan sido comprobados por la justicia. Serán despublicados.
El sistema de comentarios tiene una "cola de moderación", son revisados previamente a ser publicados.


Código de seguridad
Refescar

Salta Noticias en Google