En tiempo de Milagro: la otra Iglesia | Derechos Humanos

En tiempo de Milagro: la otra Iglesia

padre-de-la-sernaSalta se viste con sus mejores galas para recibir a los peregrinos que llegan desde los rincones más indómitos de la provincia y también del país. El turismo religioso hace su gran aporte económico por estas horas, con la visita a los Patronos tutelares, figuras que se les adjudica los milagros de proteger a la población de estas latitudes de los terremotos y sacudones de la Pachamama.

A un mes de las elecciones generales, el ambiente político se prepara para la imagen de campaña en medio de una multitudinaria procesión religiosa.

Palabras profundas de las heridas sociales que el poder político deja sobre la piel del pueblo argentino, hoy presentamos el fuerte testimonio de un sacerdote comprometido con el trabajo comunitario: ¡¡¡No me interesa saber de Santiago Maldonado!!!
Varios medios y discursos nos atosigan con cosas de Santiago Maldonado, y quiero decirlo sin que quepa espacio para la duda:
¡No me interesan!
• No me interesa saber si era artesano, hippie o cosas por el estilo;
• No me interesa saber si leía literatura de "A" o de "Z";
• No me interesa saber si se bañaba todos los días o era un sucio con rastas;
• No me interesa saber si hizo suya la causa indígena o era un "snob" (palabra pluscuamperfecta reflotada por un mercenario);
• No me interesa saber si apoyaba a grupos guerrilleros kurdos de Turquía, de las FARC, o a discípulos de Lautaro;
¡Basta! ¡No me interesa!
¡No quiero que me digan nada más de Santiago!
Simple, sencilla y claramente ¡quiero que lo devuelvan!
No es muy difícil de entender. Eso de "en algo andaría" ya lo escuchamos de bocas de los mismos que ahora lo repiten, o de sus amigos. Y -¿la verdad?- me importa un rábano.
No lo conocí, pero sencillamente Santiago es mi hermano (me resisto a usar el verbo en pasado). Y si es mi hermano quiero que vuelva a caminar las calles que caminó, a oler los mismos olores, a festejar las mismas fiestas, y ver los rostros amigos con los que compartió.
¡No quiero que lo busquen porque saben!; ¡quiero que lo devuelvan!
Y no me digan más nada los mismos de siempre, ocultadores de realidades, simuladores de historias, inventadores de noticias, creadores de posverdades. No quiero escucharlos, quiero que lo devuelvan, ¡porque saben! Y después, si quieren, vamos a comprar artesanías" esta es la reflexión del Padre Eduardo de la Serna, Cura en Opción por los Pobres

Escribir un comentario

No se publicarán más comentarios con nombres anónimos o de fantasía subidos con emails de dudosa existencia.
Comentarios contengan imputaciones de delitos a terceros que no hayan sido comprobados por la justicia. Serán despublicados.
El sistema de comentarios tiene una "cola de moderación", son revisados previamente a ser publicados.


Código de seguridad
Refescar

Salta Noticias en Google

Auspician