Salta: Marcha por el femicidio de una joven entrerriana | Derechos Humanos

Salta: Marcha por el femicidio de una joven entrerriana

marchapormicaelaensaltarondaLa noche del sábado 8 de abril, el microcentro de Salta, tomó las calles aledañas a la Plaza 9 de Julio en lo que primero fue una marcha con movimientos y agrupaciones feministas, reclamando por Justicia, ante el femicidio acaecido en Entre Ríos, cuya víctima fue la joven estudiante de Educación Física, Micaela García.

Las personas que encabezaron la marcha, sintieron un alivio al ver que ocasionales transeúntes se sumaban de forma voluntaria, a la columna que se desplazó alrededor de la plaza, para luego culminar en la recova del Cabildo, entonando cánticos alusivos y recordando a las víctimas de femicidios en Salta.
Turistas europeas, asombradas por lo que veían, también participaron de la protesta, en la noche de un sábado que tenía una importante concurrencia de personas en los bares y confiterías del área céntrica.
Así también, las principales referentes del movimiento feminista provincial, se mostraron consternadas con lo sucedido y resaltaron lo peligroso que es ser mujer en Argentina, en general y en particular, en Salta. "Las provincias y ciudades más chicas, tienen sociedades tremendamente patriarcales y con eso, es como que tienden a naturalizar los crímenes por cuestiones de género. En Salta nos pasó con Andrea Neri, Jimena Salas y Daniela Guantay. Pero antes de ellas con muchas víctimas que no encuentran Justicia ante el maltrato y muerte por parte de parejas, de familiares, o incluso, como pasó ahora por un hijo sano del patriarcado que fue puesto en libertad, debido a que un juez, le restó importancia a su condición de violador. Esto pasa, no porque "el mundo está loco", esto sucede todo el tiempo porque la Justicia no hace lo que corresponde, porque los y las jueces, son machistas; porque la misoginia es el pan de todos los días en los medios, las instituciones educativas, en los trabajos, en todos los lugares donde se crea que el machismo es un ideología para fortalecer el liderazgo del hombre que somete a la mujer. El machismo, no tiene sexo. Hay mujeres que lo son y se lo enseñan a sus hijos e hijas, admiten el maltrato como un modo de que el hombre se muestre fuerte y tienden a dejar en claro que la mujer es débil" dijo Estela, militante de la Izquierda que marchó hasta cortar el tránsito en las inmediaciones de Buenos Aires y Caseros, ante el reclamo de los automovilistas que incluso llegaron a insultarlas, pese a las explicaciones que las militantes les decían a los conductores -en su mayoría varones- embravecidos por los minutos que duró el corte de la arteria.
marchapormicaelaensaltaizquierda"Se establece que el maltrato a la mujer es una cuestión cultural, es el mejor argumento que la sociedad inventa para no poner en debate, la necesidad de derribar un sistema patriarcal que funciona con el aniquilamiento de las mujeres sin importar su condición social, económica, política, religiosa, estado civil, laboral o lo que fuere. Aquí te pueden matar, sin interesar ni la edad, ni el físico, ni si estabas sola o acompañada. Acá te matan porque al hacerlo son impunes, no hay castigos ejemplares...pero ¡ojo! con esto no digo que hay que salir a matar violadores, ni eso que ponen en las redes sociales, lo que digo; es que acá, con funcionarios de todos los ámbitos, sobre todo del judicial que no creen en el femicidio como figura legal de la atrocidad que implica matar a una mujer por ser tal, hace que existan criminales sin proceso o lo que es peor, escondidos en un mecanismo legal que le pone todo a favor del victimario" comentó Martha, quien marchó en forma espontánea y sin pertenecer a ninguna organización civil.
Los carteles que portaban las y los manifestantes, hacían alusión a iguales argumentos, con lo cual es fácil determinar que el común denominador en los reclamos, se direcciona hacia la actuación judicial.

Femicidio que conmueve a la sociedad entrerriana

micaelagarciaEl caso de Micaela, narrado por las compañeras de la publicación digital Cosecha Roja, da cuenta de los hechos vinculados con la muerte de la joven militante social y política en su provincia: "Después de casi una semana de búsqueda, apareció el cuerpo de Micaela García. Estaba semienterrado entre pastizales cerca de la ruta nacional 12, en una zona llamada Chacras, en la ciudad de Gualeguay, Entre Ríos. Anoche, a tres kilómetros de allí, la policía había encontrado un pantalón, una sandalia y las llaves de Micaela. Un par de horas después, detuvo al principal sospechoso, Sebastián Wagner, en una casa en el partido bonaerense de Moreno.

Wagner confesó a la policía el lugar exacto donde dejó el cuerpo de Micaela. Con la declaración del detenido, los agentes fueron hasta allí y lo encontraron. Estaba pasando una tranquera de madera, en una estancia llamada "6 Robles".Con motoguadañas, la policía abrió camino en la espesa vegetación y zona de bañado, para poder llegar al cuerpo. El jefe de Policía de Entre Ríos, comisario Maslein, dijo al portal Maximaonline.com que el cadáver "fue encontrado; no enterrado, cerca de un árbol, donde también se pudieron localizar otras prendas de la joven".

Wagner estaba prófugo desde el sábado. Ahora está preso en Gualeguay. El jueves por la noche, en la casa de Moreno donde lo detuvieron, el hombre estaba armado y al ver a la policía, intentó suicidarse. Según fuentes policiales, se apoyó un revólver calibre 32 en la sien pero no salió ninguna bala.

El sospechoso tiene prontuario. En 2012 fue condenado a prisión y cumplió su condena en la Unidad Penal N° 7. El 7 de julio de 2010 violó a una estudiante de Rosario del Tala. La sorprendió cuando volvía a la pensión en la calle Millán al 60. La chica entró, dejó la puerta abierta pensando que enseguida llegaban sus compañeras. El hombre se metió, la golpeó, abusó de ella y antes de irse; le robó cosas personales y dinero.

El 17 de noviembre de 2010, Wagner interceptó a una estudiante de 22 años, la obligó a subir a su auto y la llevó hasta un parque. La hizo bajar y la violó, mientras la amenazaba con un arma blanca. Luego de la condena de 2012, se supo que el 11 de mayo de 2010, en Concepción del Uruguay, cometió una tercera violación; esa vez encapuchado. La Justicia no pudo comprobar que se trataba del verdadero abusador y fue absuelto. En ese proceso, Wagner declaró que el responsable del ataque sexual, había sido su hermano gemelo. El fiscal Diego Young, explicó a la prensa que el análisis para cotejar el ADN de hermanos, sólo se puede hacer en Alemania y cuesta 130.000 euros.

Además de Wagner, hay otros dos detenidos: Favio Pavón, dueño del lavadero donde trabajaba Wagner y José Fabián Ehcosor, el padrastro. El hombre de 53 años es policía municipal de Malvinas Argentinas: la justicia lo acusa de encubrir al sospechoso.
El viernes por la tarde; las amigas de Micaela concentraron en la Plaza de Mayo para exigir la aparición de la joven. Micaela García tenía 21 años, vivía en Gualeguay. El sábado fue a bailar al boliche "King": la última vez que la vieron fue a la salida de la disco. A las 5:45 dejó de responder a llamados y mensajes de whatsapp.

Micaela estudiaba en Gualeguay desde los 18. Es costumbre de la Universidad que se haga una fiesta a los ingresantes de primer año; ella estaba en cuarto del profesorado de Educación Física (UADER). Fue con sus compañeras de la facultad a esta "fiesta de ingresantes". Estaba bailando y en algún momento se cansó y se fue a sentar. "Sus amigas creyeron que seguía adentro del boliche, pero por lo que pudimos ver en las cámaras salió sola. Al rato, ellas, se dieron cuenta que no estaba y empezaron llamarla, a mandarle mensajes, pero no lograron comunicarse", contó a Cosecha Roja Andrea Lescano, su madre.

Recordar a la mujer militante y política

Micaela García fue una persona relevante en la Juventud Peronista de Entre Ríos por su trabajo social y sus convicciones ideológicas. Muchos de los medios de prensa porteña, quisieron obviar esta faceta de su vida y hasta no mencionaban su militancia a favor de los derechos humanos, el feminismo; su honda preocupación por los vecinos de Villa Mandarina, en Concepción del Uruguay.
El dirigente social, cercano al Papa Francisco, Juan Grabois, en su perfil de Facebook, al respecto dijo: "Micaela, entre el dolor y la bronca, quiero decirte, porque se que me escuchas desde el cielo, quiero decirte, desde lo más profundo de mi corazón, a vos, a tu familia, a tus compañeros, a la sociedad: para nosotros sos mucho más que la víctima del crimen aberrante, del calvario que sufriste cómo consecuencia de una sociedad enferma y machista, de un sistema inmoral y corrupto de pies a cabeza. Nosotros te vamos a recordar, sobre todo, por tu vida heroica de servicio a favor de los humildes, del pueblo pobre, de la Justicia Social. Los medios, que gustan tanto de la crónica policial y los detalles escabrosos, que hurgan cada centímetro de la vida privada de las personas, sugestivamente se olvidan ahora de contarnos que fuiste una militante popular que luchaba por Tierra, Techo y Trabajo. Se olvidaron de ver en tu última publicación en Facebook repudiando el ataque al merendero de los Cartoneros con un cartel que decía "el hambre no se combate con represión". Se olvidaron de decir que no sólo eras una piba de 21 años, eras una piba de 21 años que combatía a este sistema de exclusión y miseria desde su identidad peronista, desde su pertenencia al Movimiento Evita, con su bandera de la JP y su pechera de la CTEP. Una mujer que combatía el machismo y gritaba ni una menos, ¡no por Twitter, en la calle! Te vamos a recordar, Micaela, como esa piba de fierro que pateabalos barrios pobres para sacar a la violencia cotidiana a pibitos como los de Villa Mandarina a través del deporte, que tocaba el redoblante en las marchas y pintaba paredes, que portaba el 24 de marzo la consigna "fueron 30.000" desafiando el revisionismo revanchista del gorilaje envalentonado. La Micaela que se recorrió decenas de manzanas haciendo encuestas en las villas para avanzar hacia la integración de los barrios marginados. La Micaela que iba en micro y comía choripanes, pero que era más libre, más consiente, más comprometida y más bella que todos los caceroleros burgueses de Recoleta juntos. Nosotros te vamos a recordar como eras, la Micaela de verdad, no la versión light... y seguiremos adelante, como dice tu viejo, que el dolor sirva para cambiar la sociedad, con el faro de tu ejemplo y la luz de tu sonrisa"

El recuerdo de sus compañeros y compañeras

La periodista Leila Mesingyer, publicó sobre el impacto que genera, el femicidio de Micaela en sus seres queridos y conocidos: "La imagen de Micaela empapeló las redes sociales. Desde las fotos ella sonríe, juega con los chicos de Villa Mandarina, pinta un mural, marcha por los 30 mil desaparecidos, viste una remera que dice #NiUnaMenos. La buscaban desde hace una semana la familia, las amigas, los compañeros de militancia. Cada día que pasó trajo un indicio: las cámaras de seguridad de un boliche, los mensajes del celular, una sandalia, el pantalón, las llaves. Hoy apareció su cuerpo semienterrado cerca de la ruta 12, en Concepción del Uruguay. La esperanza se volvió furia. A esta hora, en las plazas del país, cientos piden justicia.
Micaela no es solo una foto que se repite. Tenía una historia, tenía proyectos, una vida hermosa. Cuando volvieron del viaje de egresados, ella y sus tres amigas de la secundaria crearon su propio ritual de despedida: se tatuaron en el cuerpo la palabra "ohana", que significa familia. Esa familia que habían elegido durante cinco años en el Colegio Nacional Justo José de Urquiza de Concepción del Uruguay estaba por separarse. Cada una se iría a estudiar a una ciudad distinta y perderían la cotidianeidad que tenían. Micaela había peleado por ese año final de la escuela: convenció a la mamá y el papá de quedarse a vivir en la casa de la abuela Chiqui cuando papá Yuyo consiguió trabajo en Colón. No le pudieron decir que no: Mica era abanderada, uno de los mejores promedios de la escuela, competía en la selección de gimnasia artística y era guía del edificio escolar. Era rebelde pero responsable.

Los fines de semana largos y los veranos las cuatro amigas se juntaban y todo volvía a ser como antes. La Negra -así le decían a Mica, igual que a su mamá cuando era adolescente- iba con la guitarra de acá para allá, entre la colonia de verano en la que era profesora, sus estudios de Educación Física y su trabajo como moza en el Club Regatas. A la noche le gustaba ir a ver bandas, amaba los recitales. En marzo viajó hasta Olavarría para ver al Indio Solari.
Durante la adolescencia Mica había competido en el equipo entrerriano y en el nacional de gimnasia artística: vivía entre Concepción y las clases que tomaba en Paraná y en Buenos Aires, siempre con la compañía de sus papás. La mamá estudió para ser jueza de gimnasia, el papá le gestionaba sponsors para los viajes a Alemania y México. En quinto año dejó las competencias, el viaje la desgastaba. Ya todos empezaban a conocerla.

En 2014 ingresó a la Facultad en Gualeguay. Veía poco a los papás porque alternaba los sábados y domingos entre Colón y Concepción, donde militaba. Hacía trabajo social en varios barrios pero su lugar era Villa Mandarina, donde se encargaba de las escuelitas de deportes y de los merenderos. Lo que más disfrutaba -dicen sus compañeros aún sin haberle preguntado- era estar con los niños y niñas. En ese momento se la veía plena. "Los chiquitos la amaban y ahora la están esperando. Eso nos duele", cuenta Carla. Ella, sus compañeros, la gente de los barrios están haciendo el duelo: la piba era la figura emergente de liderazgo en la provincia.
La primera vez que se metió en política fue en 2011 para armar el centro de estudiantes de su escuela. La Negra y Mili -una de sus íntimas amigas- presentaron la lista verde. La encabezaron ellas mismas, una a presidenta y la otra a vice. "Perdimos como en la guerra", se ríe Mili. Desde entonces comenzaron a militar en la JP Evita de Entre Ríos.

Carla la conoció a Mica en 2012, cuando pintaban un mural en una calle de Concepción. Enseguida congeniaron. Primero fueron risas, después un vínculo más profundo. "Todos vimos desde el primer momento que ella tenía dones y dotes de referente sobre todo por el compromiso", cuenta a Cosecha Roja. Mica era la que iba primero, la que se levantaba más temprano, la que ponía el auto, la que atendía el teléfono apenas sonaba. Ella "siempre estaba" y hacía con el mismo entusiasmo cada tarea: preparar la leche, planificar las actividades en la escuelita de deportes en Villa Mandarina o tomar responsabilidades más grandes en el ámbito provincial del movimiento.
Mica siempre estaba sonriendo. Ahora que sus compañeros están reconstruyendo su historia cuentan que nunca la vieron enojada. Sí embroncada por las injusticias de los barrios que caminaba. Como referente fue una de las primeras en ponerse al frente de las cuestiones de género. "Quiero que se acuerden que ella luchó por todas nosotras que luchamos por ella y también por las mujeres y los varones indiferentes, por los que todavía no se dieron cuenta que tenemos que conseguir este país que soñamos, una sociedad que no sea patriarcal, machista y misógina", dice Carla.

Durante el último año Mica se convirtió en referente. Desde que desapareció el sábado pasado, sus compañeros del movimiento Evita difundieron su foto. La imagen de Mica sonriendo, jugando con un grupo de niños caló profundo en todo el país hasta que apareció el cuerpo. Ahora las amigas y los compañeros de militancia la recuerdan viva. Se quiebran del otro lado del teléfono mientras organizan la marcha de esta noche y arman cantos para recordarla: "La Negra no se murió, se transformó en bandera".

El femicida que mató a Micaela apagó el sol. Los chicos de la escuelita de deportes la esperarán mañana para jugar. Mili pide que la Negra sea la última víctima. Carla exige que su lucha no haya sido en vano"

Escribir un comentario

No se publicarán más comentarios con nombres anónimos o de fantasía subidos con emails de dudosa existencia.
Comentarios contengan imputaciones de delitos a terceros que no hayan sido comprobados por la justicia. Serán despublicados.
El sistema de comentarios tiene una "cola de moderación", son revisados previamente a ser publicados.


Código de seguridad
Refescar

Salta Noticias en Google

Auspician