Sáenz lo hizo: Quitarle a Salta ¿a favor de quién? | Noticias de Salta

Sáenz lo hizo: Quitarle a Salta ¿a favor de quién?

DefendeLaPaludicaSaltaRecordar Casa de Fuego, el film interpretado en el '95 por Miguel Ángel Solá encarnando al investigador argentino Salvador Mazza; mirando la historia de un abnegado Luis Güemes que viendo sufrir y morir de Paludismo a los salteños, no dudó en compartir su patrimonio, nos ponemos a pensar ¿cuál es el problema de los actuales políticos? Son ellos exitosos empresarios, hombres de una fortuna que supera a la de muchos en la región y sin embargo, recurren a la quita de recursos en contra del Pueblo, de su propia comunidad. Avaros, insensibles y hasta torpes. El odio a las clases menos pudientes, ya no lo disimulan.

Los negocios inmobiliarios en Salta, se lleva el Patrimonio Cultural edilicio que hay en la Provincia, heredados al Pueblo a través de diversas fuentes. El legado más conocido se relaciona con la familia del Héroe Gaucho, Martín Miguel de Güemes, eternizado por sus hijos y nietos. ¿Por qué el estamento político odia tanto la memoria del General y ese amor hacia los más pobres?

Recientemente se cumplieron 96 años de aquella vez que se midió el terreno sobre el cual se erige el edificio destinado a la investigación contra el Paludismo y el Mal de Chagas. Un 20 de noviembre de 1920, por disposición legislativa de la provincia, un ingeniero de apellido Arias, tomaba los datos de mensura del terreno donado por el médico e investigador, Luis Güemes.

Los archivos históricos, dan cuenta del enorme gesto solidario, que el descendiente del héroe patriota, tenía en consecuencia, acaso de su propio historia personal.

"En una de las manzanas adyacentes y diagonal a la futura Estación Sanitaria sobre calle España y Juramento funcionaba la estación de tranvía y la usina eléctrica de la ciudad de Salta de corriente continua, que había sido inaugurada en 1913 (hoy manzana EDESA), el resto era densamente despoblado.

Las obras de construcción de la estación sanitaria culminan y se inauguran en 1930 bajo la presidencia del doctor Hipólito Yrigoyen. Cobijaba el Departamento de Higiene y Profilaxis, el Departamento de Paludismo, conociéndose el edificio como así también sus actividades sanitarias como LA PALÚDICA. Contaba con áreas de interacción para pacientes con enfermedades venéreas, existía un crematorio para fallecidos de enfermedades infecciosas y sin familia, contaba con consultorios externos de pediatría, dermatología y odontología; se vacunaba contra todas las enfermedades tropicales y se proveía leche a niños desnutridos, entre las actividades mas importantes.

En 1950 se instala la Delegación Sanitaria Federal, el Servicio Nacional de Chagas Mazza, Servicio Nacional de Sanidad Animal, Reconocimiento Médico Nacional y Servicio Nacional de Nutrición. La Palúdica, tiene otros controles sanitarios como la lucha contra el dengue, leishmaniasis, fiebre amarilla, programas de lucha contra el cólera, emergencias sociales, SENASA con laboratorio regional sobre diagnósticos de brucelosis animal y humana, rabia, fiebre aftosa, anemia infecciosa equina y Centro Nacional de Investigaciones Nutricionales.

Durante mayo de 1999 el presidente Carlos Menem traspasa al Gobierno de la Provincia el dominio del edificio de la Palúdica. El gobierno provincial planifica el traslado de la Palúdica a la calle Pellegrini donde funcionaba Vialidad Nacional con la intención de demoler el edificio de la Palúdica para construir un centro turístico-hotelero, al que además albergaría entre otras cosas las momias incaicas de Llullaillaco. Protestas de empleados de la Palúdica y todas las reparticiones que funcionaban en el lugar, trabajadores de la sanidad salteña en su conjunto, como así la ciudadanía en general se movilizó para impedir su desmantelamiento. En la actualidad el edificio es monumento nacional, descansa entre el olvido y el paso del tiempo que lo deteriora en su transcurso inexorable, tal vez se logre rescatarlo y se recupere una parte de la historia de esta ciudad de Salta"

Las enfermedades de la pobreza

Con una clara intención de lograr que se erradique la instalación dedicada al desarrollo científico, tecnológico, los gobiernos locales –de corte conservador- avanzan en una maniobra legal que les permita disponer de este patrimonio valioso. Hay que tener en cuenta que la zona del denominado Paseo Güemes, a cuadras del monumento, es una de las mejores cotizadas del centro local.

El edificio de la Palúdica, colindante con el ya cercenado del ex Colegio Nacional, son el ejemplo de un pasado por el que no muestran el más mínimo respeto y sobre los cuales, se quiere demoler, con el fin de erigir una nueva versión de las cosas que poco tienen que ver con la historia del pueblo salteño.

Las investigaciones sobre Paludismo y Mal de Chagas están directamente relacionadas con el creciente desarrollo de una pobreza que castiga a las comunidades más pobres del norte argentino. Son los pueblos originarios, sobre todo, las víctimas de estas enfermedades que encuentran un caldo de cultivo en la precariedad de las viviendas y de una vida inhumana.

En la emisión de un programa radial, un trabajador de la Palúdica, al respecto de la supuesta inactividad que justificaría la erradicación de este grupo de investigadores, dijo: "tengamos en cuenta que los edificios públicos, jamás se han caracterizado por ser la vanguardia la tecnología y la arquitectura moderna. Todo edificio público es antiguo y es la gran mayoría. Eso por un lado y por otro, a nosotros como trabajadores nos llama la atención, algo que no puede escapar a los ojos de los salteños que es que este corredor del famoso Paseo Güemes, de un año y medio –como mucho- a otro, como decimos nosotros se Balcarceó y de repente acá en este Paseo, florecieron un montón de bares, que no son comedores de menú, sino bares para gente de cierto poder adquisitivo. Incluso en frente nuestro –que ahora lo estoy viendo bajo la lluvia- se levantó un edificio que tiene características arquitectónicas similares al edificio mismo, un edificio de viviendas muy lindo, realmente es hermoso y se ha transformado este lugar que en algún momento dice la historia de la donación Luis Güemes, este lugar apartado de la zona céntrica de la ciudad y de repente se transformó en un lugar hermoso en donde hay bares espectaculares. Y se transformó en un pasillo turístico muy similar a los negocios de la Balcarce" explicaba en toda su decepción, el trabajador, quien sobre el futuro de las instalaciones laborales, opinó: "hacer futurología con esas cosas es medio...pero la verdad que un museo del folclore es tremendo, medio difícil, en un predio de una hectárea... preguntá, hacé una encuesta a doña Rosa, al taxista, al empleado de la construcción, cuántas veces visitó el Museo Pajarito Velarde que son dos habitaciones. ¿Entendés? Y quieren agarrar una hectárea para hacer un museo de folclore... a nosotros nos resulta raro, obviamente, no dejamos de lado lo que se habla de los negociados inmobiliarios porque estamos hablando de un predio que prácticamente lo valoran en 50 millones de dólares" acotó.

El trabajador ante la prensa, también reflexionó sobre lo que implica un traslado del personal de investigaciones hacia otra sede: "hoy en día nosotros podemos ser tan efectivos y tener tanta operatividad porque estamos contando con un predio porque podemos desplegar las maquinarias que la gente conoce cuando salimos a fumigar, las 24 camionetas que tenemos en Salta capital, podemos recibir a todas las demás que están dispersas en el resto del territorio que es nuestra jurisdicción. Entonces, mudarnos hoy en día, no sé, al Centro Cívico –por decir algo- es imposible porque es incompatible toda la actividad que nosotros tenemos en temporada de campaña, mudarnos a un lugar de poco espacio, céntrico, siendo que acá hacemos pruebas de máquinas. Tenemos un laboratorio, por ejemplo, de diagnóstico de Paludismo y de Chagas, siendo el primero calificado como uno de los mejores del país, tenemos un laboratorio de Aedes Aegypti, etc"

Al análisis del rol de las autoridades de Salud Pública de nivel nacional, el trabajador dijo: "no sé si hay un silencio, la verdad es durante mucho tiempo nosotros convivimos con esta cosa de que nos van a sacar del edificio...nosotros convivimos desde años y con cada una de las camadas de agentes que entraron, con este rumor de que estamos a punto de perder el edificio y que lo van a hacer un museo o lo que sea. También esta la posibilidad que sea una parte para la facultad de Medicina que se instaló en Salta, o sea, creo que estamos muy acostumbrados al tire y afloje y al miedo de que alguna vez perdamos el edificio, lo que pasa que ahora se levantaron las alertas con la media sanción de Diputados, es otra ahora la posición" determinó.

El contexto que narró Carlos, trabajador de la Palúdica, a los medios es un ejemplo contundente de cómo se niega el apoyo a la investigación en Salta, sobre las enfermedades que afectan a la población más pobre. ¿Qué pasará según ellos si el Senado aprueba este proyecto del traspaso municipal del edificio? El trabajador , sobre esto, pensó: "nosotros somos muy optimistas, en principio sabemos que el proyecto de ley no pudo salir la semana pasada, de la comisión de Asuntos municipales del Senado de la Nación, por la cantidad de informes y la contrariedad del proyecto de la diputada Caamaño, quien decía que acá sólo funcionaba un Centro Vacunatorio y reconocimientos médicos, nada más, entonces cuando vieron los informes que estuvieron mandando representantes gremiales, los que llamamos y preguntamos, dijeron: no, esto es para analizar más profundo. Es decir que ni siquiera estaba tratado en la Cámara, esto es en la comisión. No somos pesimistas, pero estamos preparados por si sale eso con un dictamen positivo, nosotros vamos a seguir acá como estuvimos en la época que dimos marcha atrás un decreto de ley de Menem y estamos en la misma posición, digamos" manifestó.

La historia del acopio venenoso

Como parte de una estrategia de descrédito hacia la institución investigadora, el Intendente de Salta, Gustavo Sáenz, había dicho que una sustancia altamente tóxica para los humanos se guardaba "sospechosamente" en las instalaciones de la Palúdica. Al respecto, Carlos, que trabaja allí hace varios años, declaró: "tenemos un insecticida que se usó muchísimo en la campaña antipalúdica. Como te decía, cómo ha retrocedido la enfermedad, de 300 mil casos, pasamos a tener 1000, gracias al uso de este insecticida. De un momento a otro, un grupo de ambientalistas dijeron que era riesgoso y se comenzó a generalizar esa posición y se prohibió en Argentina, el uso de ese insecticida y quedó acá, te estoy hablando de hace cuarenta años atrás. No es que de repente, vino un investigador de la municipalidad y descubrió que tenemos este insecticida acá. Nosotros y todo el mundo, sabe que esto está acá pero no lo usamos para nada, hace más de diez años que vienen los trámites para sacarlo de acá, lo que pasa que para ser tratado tiene salir del país, para salir del país, tiene que salir de acá primero. Y llevarlo para otro lado es medio complicado...hemos conseguido que una empresa que maneja estos protocolos, venga, envasen y sellen, para evitar dispersión y generación de malos olores porque se caracterizó por ser un insecticida con un aroma muy fuerte. No se usa hace 40 ó 60 años".-

El desempeño del personal local, también fue ponderado por el trabajador quien expresó" nos convocan de todos los lugares del país, el laburo más fuerte que tenemos nosotros, es en zonas de frontera. Vamos a trabajar en zonas de fronteras con el Paraguay, Brasil, con Bolivia y mucho en el Chacho Impenetrable. Por ahí la gente no está tan empapada de nuestro trabajo. Depende las actividades es lo que se hace, por ejemplo, Vectores trabaja con Chagas, Dengue y Paludismo, lo que hacemos es tratar de controlar las poblaciones de estos bichos que transmiten la enfermedad" Carlos, detalla su trabajo y el de sus compañeros, llueve en una Salta que se inunda por la falta de mantenimiento e inversión en sus calles. La provincia ve morir como moscas a los niños por desnutrición, tuberculosis, bronquiolitis y muchos padecimientos que podrían ser superados con trabajo, atención sanitaria de calidad, comida, agua potable y cloacas. Sin embargo, desde Salvador Mazza, docente e investigador, pasando por el noble Luis Güemes, hasta los trabajadores de la Palúdica, todos los esfuerzos humanos que se hacen siempre encuentran un enemigo en común: los empresarios en puestos políticos abusando de la autoridad que les otorga la función pública.

 

Comentarios   

 
+1 #1 Una pena que no se reconozca lo buenoOscar lezcano 22-11-2016 13:05
Siembre las buenas acciones se dejan de lado sólo importa los negocios para poco y el pueblo queda en segundo plano es malo saber que años de investigar Titán a la basura sólo por beneficios propios
Citar
 
Salta Noticias en Google

Auspician